sábado, 6 de enero de 2018

Reto: Isabella estaba hasta el gorro del rollo de ser una top-model






Se había acostumbrado al frenético y obsesivo comportamiento, sabía que era un reflejo de su frustración.
Desde muy pequeña la acicalaba para presentarla a todos los castings, no importaba a donde hubiera que desplazarse. Isabella ha heredado la belleza de su madre pero, un accidente de tráfico le dejó cicatrices corporales
 importantes, además de que  su novio la abandonó después de aquello, sola, malherida y embarazada.
Llevaban así desde que cumplió los tres años de edad y ya tenía veinticinco.
Es una admirada y cotizada top-model en el mundo de la pasarela, llegando a firmar contratos sustanciosos con las marcas más relevantes de prét a porté y cosmética.
Cada vez que intentaba razonar con su madre, ésta, le montaba una escena victimista de todo lo que se había sacrificado por ella.
Mas Isabella lo tenía meditado, estaba hasta el gorro de ese rollo de vida, no es su sueño. Era el de su madre y ya no iba a ceder más a sus chantajes emocionales.
Simplemente dejó una nota con un adiós escrito en  letra cuidada y grande.

Olivia Falcón
Derechos Reservados®

jueves, 4 de enero de 2018

Relato con las palabras: Pantomima, tomates, exabruptos, abrazos.


Nuevo reto para el Club de Los Retos de Dácil:

En qué estaría pensando esa persona que se ha fundido, la vida, con pantomimas y postureo.
A traición exclamaba, eso sí, finamente un exabrupto tras otro, mientras repartía algún abrazo.
¡En fin!. A los tomates les voy a dar un mejor uso. Haré una salsa, bien rica.
No está invitada.

Olivia Falcón
Derechos Reservados®



miércoles, 6 de diciembre de 2017

La culpa es de las palabras


El pasado 23 de noviembre de 2017 tuvo lugar el acontecimiento más importante de mi andadura literaria. Después de varios años en el Centro Canario de Estudios Caribeños- El Atlántico- y por ende en el Taller literario "Espejo de Paciencia" presenté mi primer poemario en solitario, titulado genéricamente " La culpa es de las palabras". Este, a su vez, dividido en dos secciones: la primera titulada "solo, con mi piel y la segunda "en dique seco". El prólogo es de mi querida y admirada BERBEL, (María del Pino Marrero), leído por ALICIA LLARENA. La ilustración de la portada pertenece a mi apreciada amiga ELVA RAMÍREZ BRANDÓN. Las Palabras de la contraportada son de mi mentor y amigo JUAN FRANCISCO GONZÁLEZ DÍAZ. Maquetación realizada por MIGUEL ÁNGEL NAVARRO HERRERA. La edición del poemario corrió a cargo de la editorial Cuadernos La Gueldera.

Fue una velada muy emotiva, llena de un cariño inmenso, palpable. En la que no faltaron los nervios y unas enormes ganas de llorar. No puedo nada más que agradecer a todos aquellos que me han acompañado, durante todo el camino, hasta desembarcar en este poemario. 7 años de vivencias, compañerismo, (no exento de anécdotas, algún que otro desacuerdo) y aprendizaje,(nunca acaba). Mis compañeros de Talleres, familia, amigos, tanto personales como los que he ido cosechando a través de los años, tanto por la vía del Facebook, como los conocidos en las actividades en las que he participado durante todo este tiempo. A muchos amigos poetas, que han creído y apostado por mí desde el minuto uno, en el que irrumpí en el mundo de la poesía, cargada solo con mi cámara de fotos y aquello que, yo, denominaba mis escritos.

 Están todos los que son y son todos los que están.
Muchas gracias a todos y cada uno de ustedes.

Aquí les va una muestra:

De la 1ª sección. "Solo, con mi piel":

Poco de santo
Valentín tiene,
están claros sus intentos.
Declaraciones y regalos
hablan en su nombre.
Pero él
se diluye,
en tormenta de verano.


De la 2 ª sección. "En dique seco".

La culpa es de las palabras

Expanden la ira,
destronan dioses.
¿cómo decir
que el viento?.

Olivia falcón
derechos Reservados®





martes, 5 de diciembre de 2017

La estampita

                                                 Imagen tomada de internet.




Rondaban la cuarentena e iban paseando, de la mano, por el Mercado. El, de repente, se para en uno de los puestos. Vendían colecciones antiguas de estampas, con jugadores de fútbol, artistas de cine y de otra índole. Coge un montoncito, lo ojea, aparta una y la guarda en su cartera.
Ella -. ¿cuál fue la elegida?.
El-. La de Franco.
¡Ay, si hubiese comprado un almanaque de mujeres en bikini!.

 
Olivia Falcón.
Derechos Reservados®

jueves, 30 de noviembre de 2017

2 Retos en 1

 
 
 
 


Retos del club de los retos de Dácil. 2 en 1.

 

1-     Una muñeca, unos auriculares, un mapa de África y una botella de licor de avellanas…

2-     A través del humo de las máquinas, John vió la señal que le hacía su compañero…La transmitió a los que estaban a su alrededor: La huelga había comenzado…

 

 

Anda muy contento, ha pasado un año trabajando en una subcontrata de la compañía más puntera del país.
Ahora, las navidades están apunto de irrumpir y sí, en su tierra, todo está extremadamente seco; este año no ha caído gota. La nieve, en La cumbre, es un hecho insólito. Eso, le preocupa pero, no le ocupa..
Ya tiene encargados los reyes de sus tres hijos. A la mayor le espera un mapa de África, en blanco. Es la más soñadora y aventurera de todos. Al Segundo le va a regalar el ultimo modelo de auriculares del mercado, está preparándose para técnico de sonido. Al benjamín, aún no lo tiene claro; tiene dudas de si comprarle la Barbie o el costurero, que había visto en la tienda de antigüedades.
Esta mañana, se presenta distinta, a través del humo de las máquinas, John vió la señal que le hacía su compañero, no le quedó más remedio y la transmitió a los que estaban a su alrededor: La huelga había comenzado.
El, solo atinaba a llevarse las manos a la cabeza, pensando en la botella de licor de avellanas.
Hace 365 días que no bebe.
 
Olivia Falcón
Derechos Reservados®

 

domingo, 12 de noviembre de 2017

Reto con la frase: La luna era propicia y el agua ya hervía en la marmita; empezó a echar los ingredientes del hechizo



Está en la tesitura de si convertirse en la bruja que el aquelarre espera, o coger su Harley y largarse a recorrer la Ruta 66, Amityville, el Londres más oscuro o al Womad de Las Palmas de Gran Canaria.
Es la noche indicada, la luna es propicia y el agua ya hierve en la marmita; empieza a echar los ingredientes del hechizo cuando le vibra el móvil, guardado en el bolsillo izquierdo de su chupa. Es “el motorista fantasma”, apodo de Rodrigo, su novio motero. Quiere saber si llegará pronto a casa para la cena.
Ella, se recoge el pelo con un coletero, sube a su dama metálica y deja al móvil, al caldero y al aquelarre que se cuezan juntitos.


Olivia Falcón
Derechos Reservados®