domingo, 22 de abril de 2018

Penetraciones conmovedoras de Marcos Rivero Mentado.



Isla, así se llama por imperativo maternal, nació en el año 1.936 en la isla de San Borondón. Eso le contaba su madre desde muy pequeña para alejarla del hambre y los horrores de la guerra, y que tuvieron que abandonarla, precipitadamente, porque era el ciclo en que le tocaba desaparecer. Siempre ha estado fascinada por la historia, para muchos leyenda de la tierra en la que, por primera vez, vertió una lágrima; buscaba periódicos, revistas especializadas, artículos en los que se hablara de sus orígenes.

Después de 83 años había visto una noticia donde se comentaba un nuevo avistamiento. Dejó todos sus asuntos resueltos, el papeleo en orden, le dio las llaves de su casa en Rusia a Katrina, la vecina, pues ésta  había perdido la suya,- total ella no tenía descendencia y no pensaba volver-.

La vecina, para ella una hermana, cumplió su deseo de ser enterrada con la única foto que conservaba de los restos del que fuera su domicilio familiar. Y allí estaba, como una Escarlata O´hara, delante de los escalones que daban acceso a su hogar. De bienvenida dos rosas marchitas y una pared en la que colgaba un cuadro en miniatura representando a dos canarios.

 
Olivia Falcón
Derechos Reservados®

 

 



“ Natalia se presenta a un casting para un papel en una película”, escribir un relato sobre el proceso del casting.

 
La  apariencia de Natalia es  agradable, aderezada con un carácter risueño; esto le permitía entablar amistades con facilidad y ser el alma mater de muchas fiestas. Uno de los rasgos más evidentes de su personalidad es ser una cinéfila empedernida. Afición  que la llevó a hacer algunos pinitos interpretativos en el grupo de teatro de la universidad. Otra característica suya viene dada por su oposición a utilizar los anglicismos.
A ella no le da la gana  decir Fútbol;  dice -balón pie-, Coach –entrenador-, parking –aparcamiento-, bullying- acoso-, así con algunos más.
Es tal su cabezonería que ha perdido un papel protagonista en la nueva serie que prepara la Televisión canaria. Todo por discutir con el director de la misma, después de haber superado la prueba, para que cambiara la palabra “casting”, del anuncio, por la de  “entrevista”. Ella es muy suya y nadie va a  hacer que renuncie a su amado y rico castellano. 
Olivia Falcón
Derechos Reservados®
 
 

jueves, 19 de abril de 2018

Penetraciones conmovedoras de Marcos Rivero Mentado


Homenaje entre perros y gatos.

Los recuerdo a todos y a todas. Desde Marina, pasando por Laica, Lara, Campeón I, Campeón II, Negrito, Blaky, Pinki, Roby, Miki, Duque I, Duquesa, Duque II y Crispin. Estos tres últimos aún con nosotros. Los primeros no están por orden cronológico pero, tanto que da, los recuerdo. Y porque no hablo de otros miembros de mi familia como son Canelo, Siami, Lili, Simba y por supuesto mi Gara. Sería muy largo relatar como llegó cada uno de ellos a nuestras vidas, ocupando un sitio no sólo en casa sino en nuestros corazones.
Me gustan los animales, - no se nota, ¿verdad?-.
Cómo quedarte impasible ante el maltrato y abandono al que son diariamente expuestos.
Olivia Falcón
Derechos Reservados®

jueves, 12 de abril de 2018

Club de los retos de Dácil




Un relato con las palabras Maceta, Remordimientos, Equinoccio, Tejado...

La calle de las Flores del Barrio Judío está a rebosar. No cuelgan de los tejados si no de las paredes. Así todo el año, del equinoccio al solsticio. Cambian las plantas y las flores, nunca el azul de las macetas. El único remordimiento es pisar el suelo y levantar la vista, intentando abarcar tanta Historia, a la vez que recuerdas la barbarie de La Santa Inquisición.

Olivia Falcón
Derechos Reservados®

martes, 10 de abril de 2018

Salvavidas




Nuevo reto: Salvavidas

Hay mucho chulo-playa que, a lo Hasseholf, o a lo Pamela, va exhibiendo pechamen. Viste mucho el ser socorrista por lo que de leyenda, o no, tiene. A mí me gustan los verdaderos, los anónimos, que no van de moreno y musculoso andamiaje.
Los que aún siendo casi esmirriados tienden la mano con una mirada, una  sonrisa, una palabra, que te despierta y te quita la venda de los ojos para que no te ahogues en el océano de las decepciones.
Están en la familia, en los amigos, en los desconocidos que, sin saberlo, insuflan bocanadas de vida.
Toses, escupes y te levantas.

Olivia Falcón.
Derechos Reservados®

jueves, 5 de abril de 2018

VIII Festival Internacional Grito de Mujer

 
 
 
 
El Centro Canario Estudios Caribeños –El Atlántico-, asociación cultural sin ánimo de lucro, desde su fundación, en el 2011, viene desarrollando toda una serie de actividades, culturales, artísticas y editoriales. Se destaca, entre muchas otras, el Festival Atlántico de Poesía “De Canarias al Mundo”, de carácter anual. La realización de concursos literarios, regionales, nacionales, e internacionales. La publicación de libros de varios géneros literarios, de nuestro sello editorial Cuadernos La Gueldera.
 Dentro de estas actividades, El Centro Canario Estudios Caribeños –El Atlántico-, viene organizando desde el año 2012 en Las Palmas de Gran Canaria, el Festival Internacional de Poesía y Arte  Grito de Mujer.
Este Festival Internacional, se convoca anualmente desde la República Dominicana, por la institución Mujeres Poetas Internacional (MPI), como tributo y reconocimiento a la mujer y a la no violencia. Este año bajo el lema - Faros de Esperanza -.
En este 2018, en Gran Canaria, hemos celebrado dos actos:
El primero de los actos, de este 8vo Festival fue: el recital de poesía que desarrollamos el 17 de marzo de 2018 en el entrañable rincón del emblemático, barrio de Vegueta. Hemos contado para ello, con la colaboración de “La Taberna del Monje”, la gentileza de sus trabajadores y sobre todo, de su dueña Vanesa que, como en otras ocasiones, nos ha abierto sus puertas.
En esta ocasión contamos con la participación  de una treintena de poetas, (hombres y mujeres),  libres y otros pertenecientes a diferentes colectivos y talleres de la isla de Gran Canaria. como son los integrantes de los talleres literarios “Espejo de Paciencia”, “Dulce María Loynaz” de Las Palmas de Gran Canaria, Palabra y Verso de la zona norte – Gáldar- e integrantes del grupo “El club de los retos de Dáci” de Las Palmas de Gran Canaria.
Además de la actuación musical del cantautor cubano, afincado en Las Palmas de Gran Canaria, Sofiel del Pino.
 
La segunda actividad, celebrada el día 18 de marzo de 2018, consistió en una visita guiada al Centro de Interpretación y al Yacimiento arqueológico de La Fortaleza. A continuación, en “Olla de la Cebada”, disfrutamos de un almuerzo campestre de hermanamiento entre poetas, pintores e invitados,
Dando así por concluido el Festival Internacional Grito de Mujer- Faros de Esperanza- de este 2018.
 
Olivia Falcón
Secretaria del CCECEA.

sábado, 31 de marzo de 2018

Reto con la imagen de una casita, estrella de mar, el libro Moby Dick y un puñado de caramelos

 
 

Hoy, recordé la casita marinera que se encontraba plantada en lo alto de La Peña, se veía desde la carretera del Rincón. Esa carretera, que en aquellos tiempos era toda una odisea transitar, sobre todo en invierno;  solo disponía de dos carriles,- uno de ida y otro de venida-. El de ida estaba pegado al risco, donde se observaban los distintos estratos de la isla con sus playas colgantes. El de venida alongado al mar.

Papá conducía, primero un cuatro latas- del que no me acuerdo, por lo visto fue su primer coche-. Si que me acuerdo del Prefet, del Simca, del Peugeot 404 y otros que vinieron después-. Yo siempre iba pegada a la ventana de cualquiera de ellos mirando la casita en medio del mar, no apartaba los ojos de ella hasta que ya la perdía de vista. Recuerdo que tenía una escalerilla para acceder. Mi pregunta infantil era cómo llegaban hasta allí y me imaginaba un montón de historias.
Historias con aguerridos marineros luchando con Moby Dick,- en esos momentos no sabía que la película se basaba en un libro-. O con estrellas de mar gigantes. En la orilla les esperaban sus mujeres; también historias de amantes que, a escondidas, se reunían dentro.
 En el trayecto, mientras me dejaba llevar por la fantasía, mamá nos ofrecía a mis hermanos y a mí un puñadito de caramelos.

Ahora conduzco mi propio coche. Ya no existe La Peña, ni la casita marinera; el progreso las sepultó a ambas. Hay más carriles en ambos sentidos y es más cómodo, menos peligroso. Aunque yo siempre miro hacia el mar con los ojos de mis recuerdos.
 

Olivia Falcón
Derechos Reservados®